Procesos como la liofilización y la termoestabilización han sido esenciales para alcanzar un sistema alimentario que permita responder con éxito a la duración de las exploraciones espaciales

(Foto: NASA Image and Video Library)

México. – Carne de res, pasta de hígado y salsa de chocolate en tubos de aluminio. Esa fue la primera comida que se consumió en el espacio. Desde 1961, el desarrollo de la tecnología se ha centrado en hacer alimentos más apetitosos, inocuos y sobre todo nutritivos para la tripulación que puede elegir entre un menú de 200 opciones.

El Laboratorio de Sistemas de Alimentos del Centro Espacial Johnson de la NASA, en Houston, es el responsable de probar, preparar y envasar la comida que llegará hasta la Estación Espacial Internacional. Procesos como la liofilización y la termoestabilización han sido esenciales para alcanzar un sistema alimentario que permita responder con éxito a la duración de las exploraciones espaciales

Las tripulaciones también llevan alimentos en forma natural, como brownies y frutos secos. Éstos dependen de la reducción de agua para prevenir la actividad microbiana. Incluso viajan con frutas frescas, verduras y tortillas que tienen un periodo de vida corto, pero se proporcionan como apoyo psicológico.

Con información de: Tec Review

Anterior Hortalizas exóticas de invernadero, favoritas de chefs con estrellas Michelin
Siguiente Plataforma del IICA abre curso virtual contra plaga del banano

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *