Ofrecen la posibilidad de transportar vitaminas, medicamentos o probióticos de forma efectiva al organismo

Navarra, España. – Las nanocápsulas, tan ínfimas que en el diámetro de un cabello humano cabrían 5.000, buscan revolucionar la alimentación animal con un cambio en la forma de concebir la nutrición y la salud del ganado, gracias a la posibilidad de transportar vitaminas o medicamentos de forma efectiva al organismo.

Ante el ojo humano es apenas una mota de polvo, pero a vista de microscopio se distinguen cápsulas fabricadas con proteína que pueden albergar en su interior multitud de componentes como medicamentos, bacterias probióticas, vitaminas, antioxidantes o nutrientes, según explica a Efeagro el director general de la compañía Nucaps Nanotechnology, Mariano Oto.

Es la empresa que ha apostado por extenderlas ahora al mundo de la alimentación animal y es uno de los ocho proyectos seleccionados por la incubadora Porcinnova para impulsarlos en 2020-21.

Esas nanocápsulas se pueden incorporar al pienso o disolver en el agua para que hagan el efecto deseado en el organismo del animal. Encapsular estas sustancias ofrece numerosas ventajas, algunas de ellas esenciales como incrementar el nivel de absorción en el organismo al liberarse el componente en el sitio preciso, ya sea boca, estómago o intestino.

En modelos animales, esta empresa ha demostrado que el nivel de absorción de estos componentes sube un 30 % respecto a cuando se aporta la misma sustancia sin encapsular, según Oto.

Esto ofrece ventajas en campos médicos porque permitiría reducir la cantidad de antibiótico suministrado a un animal al haber menos pérdidas, un paso importante en la lucha contra las resistencias antimicrobianas. También se pueden incorporar vitaminas, antimicrobianos naturales u otros suplementos en el pienso para mejorar el sistema inmune y reducir la prevalencia de enfermedades.

Otra función, es que estas cápsulas pueden integrar sustancias con olor o sabor para facilitar su ingesta, de acuerdo con sus datos. Oto calcula que en 2021 desarrollarán proyectos concretos para implementarlos en el ganado, una vez reciban la información necesaria en torno a las principales demandas en el sector de la alimentación animal.

A su juicio, el proceso será “mucho más rápido” que la adaptación que tuvieron -y tienen que hacer- para su aplicación en seres humanos.

Con información de: Efeagro

Anterior El brócoli tiene un influencer
Siguiente El Estado de México producirá 30% menos flor de nochebuena

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *