La dependencia rechazó 19 solicitudes de siembra de algodón genéticamente modificado en los estados de Chihuahua, Baja California, Coahuila, Durango, Tamaulipas y Sonora

México. – La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) rechazó 19 solicitudes de siembra de algodón genéticamente modificado en los estados de Chihuahua, Baja California, Coahuila, Durango, Tamaulipas y Sonora.

Esto con base en el Artículo 66 de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM).

A través de un comunicado, la dependencia aseguró que dichos veredictos tienen fundamento en la determinación de los riesgos por la liberación al ambiente de los cultivos de algodón GM, de acuerdo con lo expresado en las solicitudes, conforme a los artículos 15 y 66 de la LBOGM.

Y además considera el incumplimiento de la consulta indígena que señala el Artículo 108 de la LBOGM.

Esta decisión no implica ni suspende la producción de algodón GM en México, pues actualmente los promoventes cuentan con 22 permisos de liberación en etapa comercial, conforme a la LBOGM, que abarcan una superficie de más de 1.5 millones de hectáreas con permisos en fase comercial.

Estas autorizaciones, que fueron otorgadas en la administración del ex presidente Enrique Peña Nieto, están vigentes y no requieren nuevos trámites.

Otra de las consideraciones tomadas en cuenta fue que en las zonas en donde se siembra algodón transgénico se reporta baja incidencia de insectos y otras especies.

Han surgido plagas secundarias, para las cuales este producto no tiene efecto, y han obligado a frecuentes aplicaciones de insecticidas.

La dependencia busca preservar la diversidad genética de la planta original y sus parientes silvestres ante la presencia de transgenes.

Otra inconveniencia del cultivo de algodón GM es la dependencia del uso de un paquete biotecnológico que integra la utilización de glifosato y otros herbicidas peligrosos para la salud y que contaminan el ambiente como el glufosinato de amonio.

Con respecto a la consulta indígena de las 19 solicitudes que fueron negadas, el 66% de la siembra de algodón genéticamente modificado se lleva a cabo en Chihuahua, un estado con fuerte presencia indígena.

Otras solicitudes son para los estados de Baja California, Coahuila, Durango, Tamaulipas y Sonora, que también tienen presencia indígena en la vecindad de las siembras.

La Semarnat ha considerado que es momento de evaluar la pertinencia de los cultivos transgénicos frente a la responsabilidad de proteger el reservorio genético que nuestro país alberga, así como evaluar lo más conveniente para México.

Con información de: agencias

Anterior Productores del sur de Yucatán reciben 190 toneladas de semillas de soya
Siguiente Con cáscara de mango, el IPN desarrolla extracto para la cicatrización

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *