El crecimiento está impulsado por las empresas cuyas inversiones están en los climas desérticos y tropicales

Canadá. – Los techos retráctiles se están utilizando para proteger a los cultivos de frutas y hortalizas de las pérdidas provocadas por las condiciones meteorológicas extremas, lo que permite aumentar la calidad y el rendimiento. «Cuando empezamos en el segmento de los invernaderos retráctiles, la mayor parte de nuestro negocio provenía de Canadá, EE. UU. y México», dice Richard Vollebregt, presidente de Cravo Equipment.

“Luego nos expandimos a Europa, Australia y Nueva Zelanda. Sin embargo, nuestro objetivo no es recrear un microclima en un invernadero cerrado en un clima frío. Creemos que los productores en climas secos y calurosos, así como secos y húmedos, pueden lograr mejores resultados económicos combinando el exterior natural con la optimización de la climatización».

Como resultado de esa mentalidad y de los beneficios que los productores de climas cálidos están experimentando con los techos retráctiles, Cravo ha visto una rápida expansión geográfica en la demanda de sus sistemas. «Estamos viendo un tremendo aumento en los pedidos de Oriente Medio y el norte de África, la India y las islas del Caribe», afirma Vollebregt.

La empresa comenzó a ofrecer sistemas de techos retráctiles en Oriente Medio hace tres años, y en la India hace cinco años, pero está viendo el mayor aumento en términos de ventas este año. «La importancia de tener acceso a los alimentos se ha hecho cada vez más frecuente durante esta pandemia, y la seguridad alimentaria se ha convertido en lo más importante».

Condiciones tropicales y protección contra los huracanes

La seguridad alimentaria también está cobrando importancia en las islas del Caribe, donde los productores se enfrentan a la lluvia combinada con condiciones de calor y humedad, y al riesgo cada vez mayor de huracanes, lo que hace que los inversores hagan pedidos en las Bahamas y Puerto Rico para la producción de hortalizas.

«Nuestras instalaciones de refrigeración de techo retráctil han demostrado ser capaces de crear buenas condiciones de cultivo cuando hace calor y humedad y han sobrevivido a 16 huracanes, ciclones y tifones. Las cubiertas de polietileno reforzado del techo no pueden volarse, ya que están suspendidas debajo de cables de acero inoxidable, y las hectáreas de techo pueden retraerse en minutos si se prevé que la velocidad del viento puede exceder la carga de la instalación.

Región MENA y la India

En Oriente Medio, África septentrional y la India, los productores se enfrentan a dificultades debido a las condiciones de calor en las que el agua y la electricidad escasean o son caras.

«Estamos viendo a grandes inversores comprar invernaderos de techo retráctil Cravo como parte de su estrategia de inversión. Dichas empresas quieren invertir en el sector alimentario y aumentar el suministro de alimentos utilizando la mínima electricidad y agua para la refrigeración».

Las instalaciones de producción a gran escala buscan aumentar la producción local de alimentos de manera acelerada y rentable. «Nuestros invernaderos de techo retráctil encajan bien en las estrategias de los entornos de producción a gran escala que buscan lograr resultados rápidamente», añade Vollebregt.

Cravo está construyendo actualmente invernaderos en Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí para la producción de berries, hortalizas y frutas de árbol. En la India, la empresa está construyendo un proyecto de 45 hectáreas que será todo un edificio bajo un techo retráctil, para la producción de berries.

Con información de: Fresh Plaza

Anterior El Estado de México producirá 30% menos flor de nochebuena
Siguiente Países de Norteamérica reciben reconocimiento por su contribución a la fitosanidad

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *