El sistema de inteligencia artificial iGrow produjo mayores rendimientos y ganancias y menores costos laborales

Beijing. – Tres invernaderos en la provincia nororiental china de Liaoning tuvieron una excelente cosecha de tomates a fines de mayo.

Los agricultores locales de tomate rindieron homenaje a su nuevo ayudante: la inteligencia artificial (IA).

El sistema de IA iGrow produjo mayores rendimientos y ganancias y menores costos laborales en dos invernaderos en comparación con el que manejan agricultores experimentados.

La agricultura es muy complicada y los cultivos tienen diferentes requisitos en los invernaderos durante sus diferentes ciclos de crecimiento, señaló Liu Jianhua, un técnico agrícola sénior y consultor en los invernaderos piloto administrados por la IA.

Las temperaturas para los tomates deben ser diferentes durante la siembra, la floración y la fructificación, explicó.

Los agricultores generalmente estiman una temperatura fija en función de su experiencia, por lo que es difícil lograr un control preciso, en tiempo real y automático del invernadero y la optimización de la siembra, detalló Liu.

Sin embargo, el sistema de IA utiliza cámaras y sensores para recopilar datos cada minuto u hora sobre la temperatura y la humedad del aire y el suelo, la concentración de dióxido de carbono, los efectos fotosintéticos y otros factores.

Según el gigante tecnológico chino Tencent, que desarrolló el sistema iGrow, el simulador de invernadero puede simular 82 ciclos de crecimiento en 15 segundos. Las decisiones de plantación se toman utilizando su algoritmo de IA, que se alimenta continuamente de nuevos datos y se ajusta según sea necesario.

El sistema controla automáticamente el ambiente del invernadero, apunta con precisión los recursos y mejora la calidad y el rendimiento de los tomates, mientras que los agricultores solo necesitan hacer el trabajo básico de siembra, recolección y mantenimiento diario.

En 2018, los desarrolladores de iGrow participaron en el Desafío del Invernadero Autónomo (Autonomous Greenhouse Challenge). Los informáticos y horticultores en China utilizaron el sistema para cultivar pepinos de forma remota en un invernadero en los Países Bajos.

El sistema iGrow ocupó el primer lugar en la toma de decisiones de IA y el segundo a nivel general en el concurso.

Dos años después, el sistema aprendió a cultivar tomates.

En febrero, los tres invernaderos fueron golpeados por una repentina ola de frío. En el invernadero de control, los agricultores establecieron tres temperaturas fijas diferentes como de costumbre, pero las condiciones fluctuantes afectaron el crecimiento.

Mientras tanto, la estabilidad y la tolerancia a los desastres del algoritmo de IA se comportó bien en los invernaderos iGrow. La temperatura y otros indicadores se ajustaron cada hora utilizando cortinas enrollables automáticas y ventilación.

Tencent manifestó que el proyecto piloto en la provincia de Liaoning verificó la viabilidad de la siembra por la IA en China y que buscaba desarrollar aún más la agricultura inteligente.

Con información de: Xinhua

Anterior EU aplicará sanciones a exportaciones de hortalizas vinculadas con trabajo infantil
Siguiente México prohíbe temporalmente viajes a Canadá a trabajadores agrícolas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *