La invención podría permitir en el futuro producir semillas para todo tipo de cultivos que sean genéticamente idénticas a la planta madre, fenómeno denominado apomixis.

Países Bajos. – Investigadores de KeyGene y Wageningen University & Research, en colaboración con colegas de Japón y Nueva Zelanda, han descubierto un gen que asegura que los embriones puedan desarrollarse en el ovario de las plantas sin que las flores sean polinizadas, según indican desde la neerlandesa Universidad de Wageningen.

La invención podría permitir en el futuro producir semillas para todo tipo de cultivos que sean genéticamente idénticas a la planta madre, fenómeno denominado apomixis.

Al gen encontrado se le ha dado el nombre de PAR. Después del proceso de partenogénesis controlado por el gen, los óvulos pueden crecer espontáneamente hasta convertirse en embriones vegetales, sin que se produzca la polinización. Para los investigadores, el descubrimiento del gen representa el avance más importante y corona el trabajo de investigación que comenzó hace más de 15 años en KeyGene.

El santo grial de la biotecnología vegetal
La apomixis se considera el «santo grial» en la agricultura, ya que puede acelerar el mejoramiento de cultivos innovadores y abaratar la producción de semillas. Su importancia para la agricultura ha sido reconocida durante mucho tiempo, pero hasta ahora no había sido posible utilizar la apomixis con éxito en la cría.

En su investigación sobre la apomixis, los investigadores de KeyGene utilizaron el diente de león, una de las aproximadamente 400 especies de plantas que se sabe que pueden formar semillas sin polinización con las mismas propiedades genéticas que la planta madre.

No obstante, una pregunta importante es si el gen PAR del diente de león y los nuevos conocimientos sobre la genética detrás de la apomixis se pueden utilizar para generar plantas para cultivos importantes que, gracias a la apomixis, forman semillas que son genéticamente idénticas a la planta madre.

Por ahora, los investigadores de KeyGene han logrado demostrar, en colaboración con científicos de la empresa de cría japonesa Takii, que el gen PAR también puede causar partenogénesis en lechuga y girasol. Este es un paso importante para la aplicación final de la apomixis en estos cultivos.

El estudio ha sido publicado en la revista científica Nature Genetics.
https://www.nature.com/ng/

Anterior Francia experimentará dos vacunas para la gripe aviar tras su expansión en granjas
Siguiente Encarecimiento del limón, por incremento en el precio de fertilizantes

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.