Con estudios en recursos genéticos y capacitación se pretende lograr la autosuficiencia y la seguridad alimentaria

Redacción Guía Agroindustrial

México. – El programa MasAgro -de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT)-, ha propiciado la diversificación genética del maíz, dando origen a más de 60 nuevas variedades de alto rendimiento y con capacidad de adaptación a los efectos del cambio climático.

Estas variedades actualmente se comercializan a más de 70 pequeñas y medianas empresas semilleras que participan en el programa.

Mediante un comunicado, CIMMYT manifestó que MasAgro ha ayudado al desarrollo y la ampliación del Atlas Molecular de Maíz, una herramienta que hace posible conocer la información contenida en las diferentes razas y variedades de maíz.

Agregó que estas investigaciones se llevan a cabo a fin de identificar características que permitan, por ejemplo, generar variedades más resistentes a las enfermedades o tolerantes a las nuevas condiciones climáticas.

“Con nuevas variedades mejoradas, la industria semillera nacional puede contar con semillas mexicanas adecuadas para las distintas regiones del país”, expuso CIMMYT.

Recientemente, la investigación científica impulsada por MasAgro ha permitido entender -para agilizar su uso- la diversidad de 15 mil 384 variedades criollas de maíz e ingresar más de 100 millones de nuevos datos al Atlas Molecular de Maíz.

Lo anterior, deriva en maíces con mayor tolerancia al calor y la sequía y resistentes a enfermedades como el complejo de la mancha de asfalto, que puede reducir el rendimiento del maíz hasta en 70%.

Las semilleras nacionales que se fortalecieron o surgieron con el programa ya han introducido al mercado 129 nuevos híbridos y registrado 36 nuevas variedades ante el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS).

CIMMYT destaca que las acciones del programa MasAgro van encaminadas hacia un cambio de producción hacia el año 2030, fecha crucial en la cual se proyecta que el incremento de la población y el cambio climático amenazarán seriamente la seguridad alimentaria de los países.

“Si las sociedades no implementan estrategias que les permitan ser autosuficientes en la generación de los alimentos que requieren y si la biodiversidad de las especies cultivadas (y cultivables) se pierde, entonces el futuro de las naciones y la humanidad entera estarán en riesgo”, subrayó.

Es por eso que, añade, el programa es un programa estratégico para que México avance hacia su autosuficiencia alimentaria y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Por último, el centro de investigación señaló que “los ODS promueven el acceso a los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos y su distribución justa y equitativa”.

Anterior Reactivan producción en hectáreas de agricultor después de 50 años
Siguiente Salmonelosis podría tratarse con moléculas del orégano

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *