El impacto en la producción y en las utilidades de los productores sería significativo

Redacción Guía Agroindustrial

Guanajuato, México. – El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) desarrolló nuevas variedades de trigo, las cuales son tolerantes a enfermedades y tienen ciclos de desarrollo más cortos y mayor potencial de rendimiento, en comparación con las variedades de trigo que se utilizan actualmente en la región triguera de Guanajuato.

Faisán S2016, Cisne F2016, Ibis M2016, Elia M2016, Luminaria F2012 y Alondra F2016 son los nombres de las nuevas variedades liberadas recientemente luego de un largo proceso de fitomejoramiento realizado por el doctor Ernesto Solís Moya y su equipo en el Campo Experimental Bajío, en Celaya, Guanajuato.

Además de las ya mencionadas características, las nuevas variedades resultan ser adecuadas para un contexto de clima cambiante, y están orientadas a obtener materia prima con la calidad que demanda la agroindustria.

Los nuevos trigos fueron presentados a productores y técnicos del programa MasAgro Guanajuato, de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato (SDAyR) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Para presentar las nuevas variedades se estableció una vitrina de trigo -parcela de exhibición- en una superficie de 2 hectáreas.

El acondicionamiento del terreno, la densidad de la siembra (número de kilos por hectárea), el arreglo topológico (distribución de las plantas en la superficie sembrada), los riegos, la fertilización y el manejo de plagas y enfermedades fueron iguales para todas las variedades.

Una vez secado el cultivo, se hizo la estimación del rendimiento de grano de las diferentes variedades cortando las espigas de tres muestras de un metro cuadrado por cada variedad. 

Los resultados demuestran que las nuevas variedades (como Cisne F2016, Elia M2016 e Ibis M2016) pueden producir rendimientos de hasta casi cuatro toneladas más que la variedad Cortázar S94, la cual se liberó en 1994 y es la variedad más común en la región.

Lo anterior significa que, con el mismo manejo y costo de producción, es posible producir alrededor de 3 toneladas más de grano por hectárea, con el beneficio adicional de que se trata de variedades tolerantes a enfermedades. 

Cambiar a nuevas variedades, como estas que están adaptadas a las regiones agroclimáticas de la entidad, puede tener un gran impacto en la utilidad del productor y, consecuentemente, potenciar la producción de trigo en Guanajuato.

Anterior Firman México y California acuerdo de cooperación agrícola
Siguiente Establecen zona de refugio pesquero en Celestún, Yucatán

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *