El coronavirus tumbó la venta de flor, que cayó en 80 por ciento, afectando a unos 25 mil productores en Villa Guerrero, Coatepec y Tenancingo, en el Estado de México

Estado de México. – La emergencia sanitaria por COVID-19 terminó con la producción florícola del Estado de México, por lo que difícilmente habrá flores este 10 de mayo, reconocieron floricultores, en un encuentro con legisladoras.

El coronavirus tumbó la venta de flor, que cayó en 80 por ciento, afectando a unos 25 mil productores en Villa Guerrero, Coatepec y Tenancingo, pues la flor no es un producto esencial, pero si da sustento e ingresos a miles de familias, afirmó Salomón García, presidente de la Asociación de Floricultores de Villa Guerrero.

Hoy casi 50 por ciento de huertas se han perdido y con ello no habrá flores para el festejo del 10 de mayo, se perdió la producción de rosas, gerberas, lilis, orientales y crisantemos, lamentó el representante de los floricultores.

«Las huertas se programan de entre 60 a 120 días para sembrar y comenzar a cortar unos 10 días antes de su comercialización, al pararse las cadenas de comercio, el producto se echó a perder sin posibilidad de venderlo, pues tan solo una hectárea de rosa en producción continua genera mil paquetes de rosa por semana», explicó el presidente de la asociación de floricultores.

Ante esta crisis floricultores se han movilizado a Toluca a intercambiar flores por despensas, otros salen a otros municipios a venderlas, pero piden a las autoridades buscar alguna opción para poder comercializar sus productos en el día 10 de mayo, y están recurriendo a redes sociales mediante el Facebook ASFLORVI A.C. y twitter @asflorvi, informó la legisladora Violeta Nova, quien recorrió la zona florícola en los municipios de Coatepec de Harinas y Villa Guerrero.

«A los floricultores, fue a los primeros a los que la situación económica golpeó desde que inició la emergencia sanitaria, la frontera se cerró y tampoco podían exportar su flor, esto provocó que mucha gente fuera despedida de los invernaderos, los jornaleros viven al día y urge apoyarlos», señaló la diputada.

En Villa Guerrero, cerca del 80 por ciento de las familias viven de sus ingresos por producción y venta de flor, mientras que en Coatepec es un 70 por ciento, y se ha visto afectada pues ahora solo trabajan tres días o dos a la semana, y ya no tienen ingresos, afirmó Violeta Nova.

«Estamos otorgando algunos apoyos con alimentos, buscando créditos para los empresarios de la flor y que no pierdan sus huertas, pero en los recorridos hemos encontrado que muchas ya están abandonadas, ya no la cortan y la flor ya no sirve», lamentó la legisladora.

Violeta Nova informó que los floricultores no han podido acceder a los créditos y apoyos del Gobierno estatal pues muchos no están constituidos como empresa, por lo que pidió a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario encontrar mecanismos para ayudarlos.

Con información de: agencias

Anterior Productores de jitomate en invernadero mantienen operaciones
Siguiente Restaurante crea “invernaderos personales” para seguridad de sus clientes

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *