El impuesto se debió aplicar desde el sexenio anterior, a partir de 2014

Ciudad de México. – Modificar el etiquetado en alimentos procesados y la actualización para 2020 de la tasa del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), traerá consecuencias muy negativas para la agroindustria, aseguró el dirigente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concamin), Francisco Cervantes.

El impuesto es aplicable para refrescos, bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico.

El hecho de que el IEPS se aplicara desde el sexenio pasado -a partir del 2014 cuando entró en vigor la reforma fiscal- fue “para no meter el etiquetado”.

La tasa propuesta por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), plantea un aumento de 10 centavos para los refrescos, es decir, pasará de 1.17 a 1.27 pesos por litro a partir del 2020, si el Congreso de la Unión lo aprueba.

“Es un tema que en los resultados va a traer cosas muy negativas. Sí hay afectación”, aseguró el presidente de Concamin.

En tanto que el etiquetado sigue en discusión en la Cámara de Diputados luego de que la semana pasada se aprobó en la Comisión de Salud.

 “Hasta ahora es una propuesta e iremos con los diputados para explicarles, porque es una u otra”, concluyó.

Con información de La Jornada

Anterior Nanotecnología para reducir pérdidas de manzanas y mangos
Siguiente Cosechadora de espinacas, herramienta ante falta de mano de obra

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *