La misión de este proyecto es demostrar que la robótica aporta precisión y viabilidad a las actividades cotidianas y repetitivas en el campo

Países Bajos. – Con un presupuesto de 7,9 millones de euros financiado por la Unión Europea, el proyecto Robs4Crops pretende acelerar la transición a la robótica y la automatización en la agricultura europea. Dirigido por la Universidad de Wageninguen (WUR), la misión de Robs4Crops es demostrar que la robótica aporta precisión y viabilidad a las actividades cotidianas y repetitivas, reduciendo así la pesadez de ciertas tareas. El proyecto comenzó el 1 de enero de 2021 y tiene una duración de 4 años.

Para la WUR, el principal desafío de la agricultura europea es la escasez de mano de obra. Esto es especialmente significativo durante el periodo de la pandemia, cuando la mayoría de los productores europeos han informado de la escasez de trabajadores.

Según la universidad, los robots agrícolas se siguen utilizando hoy en día como unidades autónomas y no como un sistema robótico completo, por lo que no tienen realmente cabida en las prácticas agrícolas actuales.

Robs4Crops abordará los desafíos técnicos mediante la creación de una solución agrícola robótica con herramientas inteligentes, vehículos autónomos y un controlador agrícola, reduciendo al mismo tiempo la inversión inicial mediante la actualización de la maquinaria agrícola y los tractores existentes.

Los nuevos sistemas flexibles y modulares pretenden reducir la dependencia de la mano de obra, aumentar la seguridad y reducir la huella de carbono por la producción de alimentos, centrándose principalmente en las operaciones de campo más exigentes y repetitivas, como el desherbado mecánico y la pulverización contra parásitos y enfermedades.

Frits van Evert, científico principal en la WUR y coordinador del proyecto Robs4Crops, explica: «La agricultura es muy sensible al costo y a la escasez de mano de obra. Por lo tanto, es esencial hacer que las prácticas agrícolas sean más eficientes y sostenibles. Robs4Crops revitaliza la industria agrícola y alimentaria europea y es un catalizador clave para acelerar la adopción de la robótica avanzada y las tecnologías automatizadas en la agricultura».

Con información de: Future Farming

Anterior Crece la demanda de arándano orgánico en EEUU
Siguiente Chiapas reduce el uso de herbicidas convencionales en plantaciones de plátano

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *