Es un buen momento para darle valor a los fertilizantes orgánicos de origen animal o vegetal que surgen de los procesos agrícolas.

Colombia. – Ante la crisis, una oportunidad. En el contexto actual, en el que hay escasez de fertilizantes de origen mineral o sintetizados de manera industrial e incrementos en los costos de estos productos como consecuencia, entre otros factores, del conflicto entre Rusia y Ucrania, que suman cerca del 42 % de los fertilizantes que importa el país, el sector agrícola puede sacar provecho de esta coyuntura en la cual adquieren protagonismo los compuestos orgánicos.

Así lo señaló María Isabel Hernández, jefa del pregrado en Ingeniería Agronómica de la Universidad Eafit, quien destacó que es un buen momento para darle valor a los fertilizantes orgánicos de origen animal o vegetal que se generan dentro de los procesos agrícolas y que por años han sido descartados (porque no son el fin de la actividad agrícola), generando un impacto negativo a nivel ambiental, social y económico.

Hernández se refiere, por ejemplo, a la pulpa o al mucílago del café, los vástagos del banano, la porquinaza en la producción de cárnicos, entre otros elementos.

A continuación, cinco fertilizantes que son hoy alternativas para utilizar en los cultivos ante la escasez de los sintéticos:

1. Fertilizantes de origen animal
Porquinaza, gallinaza, caballaza. Estos requieren de un proceso de descomposición antes de su aplicación.

2. Fertilizantes de origen vegetal
Como el compost, humus, biochar. También requieren procesos de descomposición previos a su aplicación.

3. Uso de micorrizas
Las micorrizas son microorganismos que generan simbiosis con las plantas, de manera que aumentan la absorción de fósforo por medio de las raíces.

4. El uso de desechos en la postcosecha
La pulpa o el mucílago de café, los vástagos de banano o la porquinaza en la producción de cárnicos pueden favorecer la nutrición de cultivos, además de reducir el impacto ambiental.

5. Uso de plantas fijadoras de nitrógeno
Por ejemplo, las leguminosas pueden favorecer la disponibilidad de nutrientes, en especial, el nitrógeno en el suelo. Estas plantas se siembran como cobertura de cultivos o en algunos casos como cultivos de rotación.

Con información de: Agronegocios Colombia

Anterior FIRA coloca el primer bono social de inclusión financiera en México
Siguiente Aprueba la Comisión Europea tratamiento en frío a cítricos importados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.