La cooperativa Radiesli está convencida de que cada animal contribuye, con sus propias características, al equilibrio de la agricultura

Suiza. – En la granja ‘Radiesli’, cerca de Berna, un puñado de profesionales y unos 320 voluntarios cultivan diez hectáreas de tierra y tres hectáreas de bosque. Nueve vacas con sus terneros, cinco cabras con sus hijos, tres cerdos lanudos con sus lechones y unos 50 pollos viven aquí.

La cooperativa está convencida de que cada animal contribuye, con sus propias características, al equilibrio de la agricultura. La granja produce suficiente forraje para los animales de la granja. Sólo los pollos son una excepción – hay que comprarles alimento extra en tiempos de sequía, por ejemplo.

Los setos, las zonas extensas, los grupos de árboles y los límites de los campos también proporcionan hábitats para los animales salvajes y los insectos.

Como en la mayoría de las granjas orgánicas, la escasez de nutrientes es un problema. En la granja se trata de contrarrestar el problema con un cultivo suave del suelo, abonos verdes y diversidad de plantas.

El tamaño de la granja establece límites en la producción de vegetales y granos, el número de ganado y, en última instancia, el número de voluntarios que pueden obtener alimentos (a través de sus suscripciones). Actualmente, el número máximo de suscripciones se ha alcanzado ya: 320.

Con información de: Swiss Info

Anterior Instituto portugués produce biofertilizantes con residuos de oliva
Siguiente Instalan dispositivos a maquinaria agrícola para evitar robos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *