Cada año, la polilla de las coles causan pérdidas multimillonarias a los agricultores

EEUU. – La compañía estadounidense Oxitec dio conocer uno de sus resultados más prometedores y que está relacionado con el campo de la biotecnología con los insectos. Se trata de una variante de la polilla Plutella xyostella (conocida como polilla de las coles) que es una de las peores plagas agrícolas del mundo.

Las larvas de este insecto se alimentan de cultivos como el brócoli, el repollo o la coliflor y causan cada año pérdidas multimillonarias a los agricultores. Lo más grave de este insecto es que es muy resistente a los insecticidas.

“Este insecto es el líder mundial en resistencia a los insecticidas”, aseguró Tony Shelton, entomólogo de la Universidad de Cornell (EEUU).

“Esta es una de las peores plagas agrícolas de todo el mundo especialmente en zonas cálidas, como el sur de EE UU, Asia, incluidas China, India y Tailandia, así como España e Italia”, indicó.

Para resolver el problema de esta plaga, los científicos crearon la polilla OX4318L, una variante modificada cuyo genoma lleva pequeños fragmentos sintéticos inspirados en los de otros organismos.

Estas modificaciones hacen que los machos transgénicos les pasen a las hembras un legado genético que las hace adictas a la tetraciclina, un antibiótico. Sin ese compuesto las larvas mueren a los pocos días.

La modificación genética permite a los investigadores criar en el laboratorio generaciones del insecto usando ese antibiótico y les asegura de que toda la progenie morirá en los campos sin causar daños.

El equipo de Shelton junto a expertos de Oxitec ha realizado la primera suelta de estas polillas modificadas que se ha hecho en campo abierto: un cultivo de repollos debidamente aislado en Geneva, en el estado de Nueva York.

Los resultados, publicados en Frontiers in Bioengineering and Biotechnology, demuestran que los machos modificados genéticamente se comportan igual que los salvajes y que se aparean con las hembras con toda normalidad.

Se interpondrán entre las plagas

Los investigadores liberaron casi 10.000 polillas salvajes y otras 10.000 modificadas, lo que ha servido para recapturar algunas de ellas después de unos días.

El trabajo muestra que la mayoría de los insectos apenas viajan unas decenas de metros desde su punto de suelta.

“Estudios previos hechos en invernaderos han demostrado que las polillas transgénicas reducen drásticamente esta plaga en apenas dos generaciones (un mes)”, explica Shelton.

“Creo que va a haber varias formas de usar esta tecnología, la primera, anteponerse a la plaga y soltar polillas modificadas de forma profiláctica y la segunda, liberar una población más grande de insectos modificados para eliminar una plaga que ya está asentada”, detalló el experto.

La polilla empleada en Estados Unidos sería solo la primera de sus criaturas dedicadas a la extinción de pestes, a la que luego seguirían otras especies, como la mosca mediterránea de la fruta o la del olivo.

Con información de: Agencias

Anterior Pronostican demanda de fertilizantes rusos en América Latina
Siguiente Hungría y México firman memorando en materia agropecuaria

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *