La Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos señaló que, de no contar con glifosato la producción de los cultivos como el maíz decrecería entre 30% y 40%

la Agencia Europea de Productos Químicos, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y la Agencia de Protección Ambiental, EPA, de Estados Unidos, “no encontraron evidencia científica y comprobable que el glifosato genere cáncer”.

Redacción Guía Agroindustrial

Ciudad de México. – En México, alrededor del 60% del total de glifosato utilizado se aplica en cultivos de maíz, en los 10 estados que concentran el 80% nacional de la producción del grano, tales como Chiapas, Guerrero, Veracruz y Michoacán, entidades con un alto porcentaje de población en pobreza y agricultura de autoconsumo, por lo que el uso del glifosato es clave para garantizar la producción de sus cultivos, aseguró la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos (Umffaac).

Durante el webinario “El glifosato: qué es y su importancia para el campo”, el vocero de la Umffaac, Luis Eduardo González, apuntó que la utilización del herbicida glifosato es una herramienta para garantizar la productividad y calidad de los cultivos, dos factores clave para el bienestar de los productores agrícolas.

“México es maíz, es consumo de maíz, si le pegamos en esta parte a una herramienta importante vamos a afectar los costos, la producción y la productividad y esto, creemos, puede ser un tema que vale la pena que las autoridades conozcan”, afirmó González, en referencia a la prohibición que hizo la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) para importar el glifosato.

Recordó que actualmente el país importa 17 millones de toneladas de maíz, por lo cual una afectación derivada de la prohibición del uso del glifosato podría llevar a importar hasta 25 millones de toneladas. En términos de gasto por hectárea –agregó– la ausencia de glifosato en la producción agrícola se incrementaría hasta en 300%.

En su presentación, el vocero de la Umffaac informó que “la baja toxicidad” del glifosato está acreditada con la banda verde en su etiquetado, el nivel más bajo de acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Asimismo, aseguró que diversos organismos, como

Sin embargo, González señaló que lo importante es manejar el uso adecuado en la aplicación del glifosato para evitar posibles daños a la salud de los productores agrícolas que lo utilizan.

Por otra parte, dijo que la Umffaac no está en contra de la prohibición del glifosato como tal, sino de la forma en que se hizo, “de forma repentina y unilateral”.

En este sentido recordó que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador señaló que el glifosato “no se pude quitar de golpe porque se caería la producción de alimentos y tendríamos que importar alimentos que se cultivan con esta importante herramienta”.

“De hecho, llama la atención que, por un lado, la Semarnat prohibió la importación de glifosato por motivos de salud, pero por otro lado aplaza la entrada en vigor de la NOM 044 que permite la importación de vehículos de carga que utilizan el diésel como combustible y cuyos efectos en la calidad del aire generan una contaminación responsable de 11 mil muertes durante este año solo en la capital del país”, apuntó González.

Por lo anterior, informó que ya solicitó una audiencia con la titular de la Semarnat, María Luisa Albores, para tratar un tema clave para la producción de alimentos y la economía de los productores agrícolas.

Durante el webinar el ingeniero agrónomo José Callejas Moreno –experto con más de 35 años de experiencia en materia de fitosanidad y control de malezas– explicó que en el mundo existen más ocho mil especies de maleza, de las cuales el 40 por ciento de las más dañinas se encuentran en México.

En ese sentido, enfatizó que la erradicación de maleza en los cultivos es fundamental para que los productores agrícolas puedan tener el rendimiento de los cultivos porque retiene la humedad en los suelos; con base en lo anterior, el profesor de la Universidad de Guanajuato, consideró que el glifosato es el medio más eficaz para combatir la maleza sin causar daños al medio ambiente, no sólo porque sustituyó el método tradicional de tumba, roza y quema, sino porque contribuye con la conservación del suelo, no es volátil, ni residual, ni se filtra a los mantos freáticos.

Anterior Gobierno e industria cervecera acuerdan uso de semilla certificada de cebada
Siguiente Propone el CNA “gran alianza” al gobierno federal en favor del sector agropecuario

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *