El restaurante vegano Mediamatic ETEN de Ámsterdam ha diseñado unas estructuras de vidrio cerradas, muy similares a pequeños invernaderos, donde cada espacio está equipado con una mesa para dos o tres comensales

(Foto: Willem Velthoven / Mediamatic ETEN)

Ámsterdam. – Cada día que pasa se incrementa más la incertidumbre sobre el modo y la forma en que los restaurantes deberían abrir para cumplir con las medidas que las autoridades exigen en las diferentes fases de este proceso de desconfinamiento tan desconcertante.

Después de más de 50 días de estricto encierro, los diferentes organismos responsables no han sido capaces de diseñar y comunicar un plan concreto que permita a las empresas del sector de la hostelería tomar decisiones en un escenario de relativa certidumbre, lo que provoca que en este mar de dudas y confusiones en el que navegamos, aparezcan soluciones externas de todo tipo, apunta el sitio especializado en restaurantes diegocoquillat.com

Este es el caso de un restaurante de Ámsterdam que está experimentando con una novedosa forma de cumplir, tanto con el distanciamiento, como el aislamiento de sus clientes, a través de un invernadero personal donde los clientes pueden disfrutar de su cena, en una pequeña jaula de cristal.

Se trata del restaurante vegano Mediamatic ETEN, ubicado en el barrio Oosterdok de Ámsterdam, que ha diseñado unas estructuras de vidrio cerradas, muy similares a pequeños invernaderos, donde cada espacio está equipado con una mesa para dos o tres comensales.

“Esta fue una de las ideas más factibles de una larga lista que hicimos cuando nos sentamos todo el equipo a compartir una sesión de lluvia de ideas” dice uno de los fundadores de este restaurante.

Aunque en estos momentos el restaurante no está abierto, por las medidas de las autoridades holandesas frente a la COVID19, si es factible hacer reservas a través de internet para la última semana de mayo y todo el mes de junio, pero al parecer, y según fuentes del propio restaurante, ya está todo reservado.

La empresa ya dispone de otros invernaderos más grandes e incluso familiares, pero en este momento prefieren ser cautos y cumplir con las normas de una forma estricta para evitar posibles contagios del virus.

Con información de: Diego Coquillat

Anterior Prevén caída de hasta 80% en venta de flores
Siguiente Ola de calor reduce producción en cultivos de hortalizas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *