Este sistema permite que los residuos de los peces sean aprovechados como abono para las plantas

Cd. Victoria, Tamps. (México). – Raúl Hernández Naranjo, alumno de la Maestría en Ciencias y Sistemas Agropecuarios y Medio Ambiente de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC) de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) realiza una investigación de cultivos de peces y vegetales con técnicas de acuaponía.

La acuaponía es el sistema de producción sostenible de plantas y peces que combina la acuacultura, que es la cría de animales acuáticos; con la hidroponía, cultivo de plantas en agua en un medioambiente simbiótico, explica en una nota el diario local Gaceta MX.

El estudiante universitario trabaja actualmente en cultivos de lechuga “starfigther”, y al respecto explica el desarrollo de su proyecto: “Primero se siembran las semillas de lechuga en charolas de germinación, cuando las plántulas llegan a cierta altura se trasplantan al sistema, con componente hidropónico a un tanque contenedor de peces”.

Agrega que este sistema permite que los residuos de los peces sean aprovechados como abono para las plantas.

“Posteriormente el agua pasa a un segundo contenedor con un filtro mecánico y biológico, cuya función es retener las partículas sólidas de las heces fecales de los peces y transformar el amonio en nitritos y nitratos, que son nutrientes disponibles a las plantas.

“Luego pasa a otro contenedor que es un reservado de agua, de ahí a través de una bomba es recirculado a la parte superior del sistema, baja por gravedad y vuelve al estanque de los peces”, detalló.

Comentó que entre los peces que se utilizan en este sistema se encuentran la tilapia, bagre, trucha e incluso algunos ornamentales como “goldfish”. Y entre las especies vegetales manipuladas en este sistema, está la lechuga, albaca, especies de olor y cultivos de hoja, pero en ocasiones se pueden utilizar tomate, pimiento y pepinos.

Destacó que los cultivos se mantienen en los invernaderos de la FIC en la UAT, los cuales evitan la proliferación o entrada de plagas al sistema, lo que permite reducir o evitar el uso de insecticidas. Concluyó que este tipo de sistemas se ha desarrollado para zonas marginadas o de escasos recursos, para proveer de alimentos saludables a las personas, una labor que en la FIC están experimentando.

Con información de: Gaceta MX

Anterior GreenTech Americas 2020 reunirá a líderes internacionales en agricultura protegida
Siguiente Un bajo consumo de frutas y hortalizas se asocia con trastornos de ansiedad

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *