Con apoyo del gobierno de la ciudad creó 3312 Cooperativa para producir y comercializar la bebida.

 

Kashberry es el nombre de la cerveza artesanal que desarrolló Azul Amellali Olivares Solís, egresada de la Licenciatura de Diseño Industrial de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). La pandemia contribuyó a que la estudiante concretara su idea de un negocio propio, a través de 3312 Cooperativa.

“Mi hermano Rodrigo empezó con esta idea de la elaboración de una cerveza, vimos que era un nicho de oportunidad y empezamos a hacer pruebas y venderla entre conocidos principalmente y por eso nos decidimos, además de la poca oferta laboral para recién egresados por la contingencia sanitaria”, contó la joven.

Azul Amellali comentó que gracias a los apoyos que en marzo pasado otorgó el Programa Social de Fomento, Constitución y Fortalecimiento de las Empresas Sociales y Solidarias (FOCOFESS 2021) –de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo del Gobierno de la Ciudad de México– fueron favorecidos junto con otro equipo de emprendedores de la comunidad #SoyUAM y es así como formaron la cooperativa.

Actualmente “tenemos el lanzamiento de esta bebida tipo cream ale de frutos rojos, con ligeros toques de sabor a fruta y un amargor medio, aunque también hemos elaborado el estilo porter, pero por ahora queremos perfeccionar la receta para poder sacarla al mercado, ya que la principal característica del emprendimiento es ofrecer varios tipos y sabores para brindarle al usuario una experiencia nueva”.

En 2019, produjeron los primeros lotes, aunque el lanzamiento comercial fue el año pasado con el producto estrella denominado Kashberry, recordó Rodrigo Olivares Solís, hermano y socio del emprendimiento. Gracias al apoyo recibido lograron aumentar la producción de 20 a cien litros, que han sido distribuidos principalmente por medios electrónicos debido al confinamiento.

Los jóvenes emprendedores también cuentan con una página en Instagram que contiene videos promocionales en los que los propios consumidores comparten historias y su experiencia al tomar la bebida.

El costo de la botella de 355 mililitros se ubica entre 70 y 80 pesos, mismo que se reducirá drásticamente cuando se eleve la producción, sin dejar de considerar que una cerveza artesanal que contiene materias primas muy específicas siempre será más costosa que la industrial.

El equipo de 3312 Cooperativa –integrada por cuatro profesionistas más y sus padres– aprovecha los granos para elaborar pan integral, además de que están valorando la posibilidad de producir harinas integrales, ya que uno de sus objetivos es reducir el llamado desperdicio en alimento de calidad y buscarán que parte de la producción pueda ser donado a comedores comunitarios y escuelas de educación básica, preparatorias y universidades.

Anterior Campo se empobrece: CEPAL
Siguiente El G20 se compromete a garantizar un sistema alimentario sostenible

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.