La tecnología ha demostrado ser efectiva en la protección contra contaminación microbiana, etileno y olores

Australia. – ChillSafe® es un sobre fácil de usar que produce una baja dosis de peróxido de hidrógeno vaporizado para tratar espacios en los que se envasan, conservan o transportan los alimentos para que los productos sean más seguros y aguanten más tiempo. Quince años de desarrollo, investigación universitaria y gubernamental combinados con las certificaciones HACCP y Organic han demostrado que la tecnología es efectiva en la protección contra contaminación microbiana, etileno y olores.

El producto patentado se usa actualmente en Sudamérica, Australia y Sudáfrica, y se encuentra en fase de prueba con clientes en Estados Unidos y la UE. Algunos socios importantes de distribución de poscosecha son Decco internacionalmente y E.E. Muir & Sons en Australia, y marcas de alimentación destacadas como Vilis Bakery, McDonalds y los supermercados Costa y Drakes utilizan ChillSafe para reducir el desperdicio y mantener unos altos niveles de higiene en el lugar de almacenamiento de los alimentos.

La clave para la eficacia de ChillSafe es tratar de manera constante el aire y llegar a todas las superficies o espacios, incluso los más difíciles, para limpiar lugares como pequeñas grietas, techos y estantes, además del producto.

«Mi meta con ChillSafe es llevar alimentos a más personas en más lugares. Pese a los miles de millones desembolsados en reducir el desperdicio alimentario, todavía nos encontramos en una situación inaceptable. No existe una solución mágica, pero ChillSafe es una manera sencilla de aumentar la calidad y ya ha generado un retorno de la inversión hasta diez veces superior para clientes de supermercado usándola únicamente al final de la cadena de suministro», explica Thomas deMasi, Cofundador/CEO de Coolsan®.

El desarrollo de ChillSafe comenzó con el doctor Gary Erickson, científico australiano que trabajó en la industria de productos sanitarios desarrollando productos de descontaminación con una dosis ultraelevada de peróxido de hidrógeno utilizados en hospitales. Creó la solución ChillSafe una vez jubilado y retirado en el campo en Nueva Gales del Sur.

A su mujer le resultaba complicado mantener frescos los productos agrícolas, en especial las hierbas, debido a la distancia de los mercados. Quince años más tarde, un nuevo producto global se ha consolidado a lo largo de todo el sector alimentario, usándose en la poscosecha, el retail, el canal horeca, el transporte, el almacenamiento y la elaboración.

«Elegimos el peróxido de hidrógeno por su probada inocuidad y uso aceptado en el sector alimentario para una protección antimicrobiana de amplio espectro contra bacterias, mohos, levaduras y virus», dice el doctor Gary Erikson, químico jefe e inventor de ChillSafe. «Cuando se aplica vaporizado en dosis ultrabajas, reduce de manera eficaz el etileno y los olores, y se puede usar donde trabajen los empleados».

Con información de: Fresh Plaza

Anterior Nueva tecnología para medir la madurez de los aguacates
Siguiente Seipasa obtiene tres registros en México para insumos biológicos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *