Personas en todo el mundo están recurriendo a la jardinería como un pasatiempo relajante y familiar que también alivia las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria

Chicago, EEUU. – Jaime Calder abandonó la jardinería después de mudarse de los suelos fértiles de Illinois al polvoriento Texas, pero el coronavirus la hizo cambiar de opinión.

La editora de revistas y su familia sembraron kale, acelgas, cebollas, moras, sandías y pimientos este año, expandiendo su jardín mientras se resguardaban en casa durante la pandemia.

Personas en todo el mundo están recurriendo a la jardinería como un pasatiempo relajante y familiar que también alivia las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria, en momentos en que los bloqueos retrasan la cosecha y la distribución de algunos cultivos.

Las ventas de semillas de frutas y verduras están aumentando en todo el mundo.

“Plantar algunas papas puede ser una gran revelación para un niño”, dijo Guy Barter, jefe de horticultura de la Real Sociedad de Horticultura de Gran Bretaña, que ha visto cómo las consultas de su sitio web se han quintuplicado durante el confinamiento.

“Es jardinería suplementaria”, dijo Calder. “No hay forma de que esto pueda sostener a una familia de cinco personas. Pero lo estamos ampliando, así que podremos evitar un poco ir a las tiendas en los próximos meses”.

Los rusos se están aislando en cabañas fuera de la ciudad con parcelas de tierra, una fuente tradicional de verduras durante los tiempos difíciles desde la era soviética, y se planean granjas en los tejados en Singapur, que depende en gran medida de las importaciones de alimentos.

Personas que han perdido sus empleos también están buscando actividades para ocupar su tiempo libre, después de la cancelación de importantes eventos deportivos y el cierre de restaurantes, bares y teatros.

Los padres también están recurriendo a la jardinería como una actividad al aire libre para compartir con los niños en casa después del cierre de las escuelas.

“Plantar algunas papas puede ser una gran revelación para un niño”, dijo Guy Barter, jefe de horticultura de la Real Sociedad de Horticultura de Gran Bretaña, que ha visto cómo las consultas de su sitio web se han quintuplicado durante el confinamiento.

Los jardineros sin jardines incluso están cultivando papas en bolsas de basura, dijo.

La jardinería podría reducir la demanda minorista de productos, pero aún así será necesario ir a la tienda para abastecerse de comestibles.

Bert Hambleton, consultor minorista de Hambleton Resources, dijo que los supermercados continuarán viendo un aumento general en la demanda de productos si quienes iban a restaurantes comen en casa en lugar de salir a cenar.

Con información de: Reuters

Anterior Cinco países concentran 90% de los cultivos transgénicos
Siguiente Seipasa presenta su línea de bioestimulantes en el mercado chileno

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *