Los astronautas empezaron a cultivar este alimento en julio y ahora ha dado sus frutos.

EEUU. – Durante las misiones espaciales, los astronautas pueden pasar semanas e incluso meses sin pisar la Tierra, por eso, toda la comida que se llevan al espacio está calculada al milímetro, perfectamente envasada y con muchos conservantes para que los alimentos sigan teniendo todos los nutrientes necesarios para que puedan seguir manteniendo una dieta equilibrada.

Aunque todo el menú está perfectamente estudiado, es inevitable que los astronautas echen de menos un tipo de alimento: los frescos, ya que si se lo llevaran al espacio se acabarían deteriorando con el paso de los días. Por eso mismo, los astronautas empezaron a cultivar verduras y hortalizas como la lechuga y los rábanos en el espacio.

Ahora, los astronautas han dado un paso más cultivando un alimento que requiere más tiempo de germinación: los chiles verdes, un tipo de chile que se come fresco y que se encuentra en Hatch Valley de Nuevo México.

En julio los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional empezaron a cultivar este alimento que ya ha dado sus frutos y que por fin han podido probar después de tantos meses de cuidado. Tanto ha sido así que la tripulación ha aprovechado la ocasión para hacer una noche de tacos con los pimientos cultivados en el espacio.

La astronauta Megan McArthur compartió fotos de lo que llamó sus «mejores tacos espaciales hasta ahora», hechos con carne de fajita, tomates rehidratados y alcachofas, y el chile picado cultivado en la Estación Espacial Internacional. Sin duda, todo un éxito que los astronautas han podido disfrutar.

La NASA explicó mediante un comunicado en julio que el cultivo del chile verde forma parte en realidad de un intento por expandir la cantidad y diversidad de cultivos que los astronautas pueden cultivar en el espacio durante futuras misiones: «El desafío es la capacidad de alimentar a las tripulaciones en la órbita terrestre baja y luego sostener a los exploradores durante futuras misiones más allá de la órbita terrestre baja a destinos que incluyen la Luna, como parte del programa Artemis, y finalmente a Marte», explicaba.

El resultado del experimento ha sido todo un éxito y los próximos astronautas de futuras misiones podrán disfrutar de alimentos frescos en la Estación Espacial Internacional.

Con información de: Agencias

Anterior Costos políticos, ecológicos y sociales restan mercado al aguacate
Siguiente La Sader debe aclarar 82.1 mdp del Programa Fertilizantes: ASF

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.